En este artículo abordaremos algunos aspectos y obligaciones para el nuevo régimen fiscal (RIF) Régimen de Incorporación Fiscal (Antes REPECOS). Está hecho para los pequeños contribuyentes e intermedios, que no perciban comisiones mayores al 30% del 100% de sus ingresos anuales, siempre y cuando estas comisiones por servicios no requieran para su realización la certificación o presentación de un titulo profesional, como un Doctor, Abogado, etc.

1. Facturación a público en general

El cliente público en general es aquel que no te pide factura y en este régimen, todos los contribuyentes están obligados a generar una factura bimestral donde se incluyan todas las notas de venta que hayan sido efectuadas al público en general. Cada dos meses, se generará una factura global para las ventas a clientes que no hayan requerido de una factura.

Se emitirán notas de venta en el sistema y serán parte de las facturas globales, las cuales, tiene que utilizar un R.F.C. genérico (XAXX010101000). Nosotros te incluimos todas las notas de venta para que solo tengas que exportarlas una vez.

2. Gestión de inventarios

Este régimen obliga a las personas a mantener un control del inventario, y al final del ejercicio fiscal, el contribuyente está obligado subir a la página del SAT un documento donde se detallen los movimientos de entrada, salida, etc.

Lo más recomendable es utilizar un sistema informático como Cloudadmin, que te ayude a optimizar estos procesos y que lo haga de manera transparente, para que tú te enfoques en lo más importante, que es hacer crecer tu negocio.

3. Exención del pago de ISR

Uno de los mas grandes beneficios de este régimen, es que el pago de ISR se va incluyendo paulatinamente a lo largo de 10 años. Es decir, el primer año estamos exentos de pagar el 100% de ISR, el segundo año será de 90% y así sucesivamente, hasta el décimo año, donde ya se pagará el ISR al 100%.

4. Límite de ventas anuales

Una condición de este régimen es que no se pueden acumular ventas en el año mayores de 2 millones de pesos, de llegar a este limite, seremos cambiados a un régimen general, con diferentes obligaciones y beneficios.

5. Declaraciones electrónicas 

A partir de Julio de 2014, los contribuyentes estarán obligados a publicar la contabilidad directamente en el portal del SAT, por lo que desde ya, están obligados a llevar un control de facturación electrónica de lo que venden y compran, de la declaración de operaciones con terceros, timbrado de nóminas, registro en bancos, operaciones de inventario, entre otras cosas.

De nuevo, un sistema inteligente como Cloudadmin, evitará que esto se convierta en una distracción para tu negocio, por lo que te invitamos a que te pongas en contacto con nosotros, estamos seguros que podemos ayudarte. Básicamente, si usas Cloudadmin, olvídate de preocupaciones de declaraciones de impuestos.

¿Estás listo para conocer el potencial de tu empresa?

Pruébalo hoy mismo