Tan pronto como empieces a vender tus productos, deberás idear un sistema para identificarlos, mejor conocido como SKU (por sus siglas en inglés). Un SKU es un código de producto que usted (y otros) pueden utilizar para buscar e identificar existencias disponibles en las listas, facturas y/o órdenes de compra/venta.

Los SKU son pieza clave en un buen manejo de inventarios. Además, con un SKU, puedes localizar cada producto en la sucursal que se encuentre, permitiendo una gestión eficiente del inventario.

Una vez que decidas implementar un sistema de SKU eficiente; debes tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Fácil de entender

Pon siempre atención al color, talla, tipo y temporada — estos datos deben ser incorporados en el SKU para ayudar en la identificación. Evita utilizar números para identificar colores (Ejemplo: 1 para rojo, 2 para azul, etc) ya que esto puede ocasionar confusiones en un futuro.

Al final de cuentas, el SKU es el código que identificará a cada producto, por eso es recomendable mantenerlo tan sencillo como se deba:

Ejemplo: Rompe-vientos Invierno 2015, Azul, Grande RVT-I15-AG

2. Ordena las palabras de acuerdo a su importancia

Piensa en cómo describirás al producto (Ej. Rompe-vientos Invierno 2015, Azul, Grande RVT-I15-AG). ¿Cuáles son su atributos más importantes? Por ejemplo, es probable que tengas diferentes rompe-vientos de diferentes colores, tallas y/o texturas, incluir dichos atributos te ayudará a identificar fácilmente cada producto.

3. Evita caracteres especiales

Este punto es algo obvio, pero nunca está de más recordarlo. Evita la letra O porque puede ser sencillamente confundida con un 0 (cero). También, evita, a toda costa, utilizar caracteres especiales como /, <, ?, , >, +* y acentos. Por otra parte, sustituir los espacios con un guión ”-“ o guión bajo ”_” es siempre la opción más segura.

Conclusiones

Establecer una nomenclatura sólida te ayudará a rastrear fácilmente el inventario, ya que siempre sabrás donde está cada producto y cuanta existencia te queda.

En primer lugar, esta medida minimiza las oportunidades de robo o extravío. Es cierto evitar pérdidas en un almacén lleno de productos es complicado, asignarles un número identificador a cada producto de manera individual dificultará significativamente que algún producto se pierda.

Adicionalmente, con SKUs, serás capaz de de establecer puntos de re-orden individuales para cada producto y sus propias variantes, de esta manera, sabrás si es necesario surtir más stock. Estas medidas ayudarán a mantener un nivel de existencias adecuado (Por un lado, nunca te quedarás sin stock, y por el otro, no tendrás de más).

Implementar SKUs te ayudará a determinar la popularidad de cada producto y sus variantes, y así, sabrás en qué productos invertir más y cuales, por otro lado, dejar de comprar.

Tener un buen sistema de SKU es pieza clave en la optimización de inventarios.